¡Siempre feliz, siempre sonriendo!



La sonrisa  nuestra mejor presentación ya que la cara es el espejo del alma.
Si eres feliz lo plasmas (aunque no te des cuenta),  en tus hechos, en tus dichos, las alegrías de tu  alma se somatizan en tu cuerpo que  te delata sonriendo, cuídate, haz una introspección y antes de comunicarte con tus pacientes, tus clientes pasa por ti esas palabras cuídalas con mimo, su forma serena de modularlas, su fondo sincero y la empatía de tu ser queda reflejada  ¡SONRÍE, AL MUNDO, A TI MISMA, SE FELIZ Y HAZ FELIZ A LOS DEMÁS!
Feliz fin de semana.
Qué precio pagamos por no sonreír | Desde La Trinchera

Comentarios

Entradas populares