Google+ Followers

14/1/14

Guía rápida para entender el virus de la gripe.




El virus de la gripe se manifiesta todos los años en determinados núcleos de la población y tiene especial incidencia en niños, mayores de 65 años y personas que sufren otras enfermedades, en especial aquellas que afectan al sistema respiratorio.
El brote de gripe A que ha provocado el ingreso de 40 personas en hospitales aragoneses y madrileños ha hecho saltar las alarmas entre la ciudadanía, pero no hay de qué preocuparse, ya que se trata de un fenómeno estacional. Estas son las claves que da el Ministerio de Sanidad para comprender y combatir la enfermedad.
1. ¿Qué es la gripe?
Se trata de una enfermedad infecciosa aguda de las vías respiratorias causada por el virus de la familia de los Orthomyxoviridae, que se presenta de forma estacional (normalmente entre los meses de noviembre y marzo) y se caracteriza por su alta capacidad de contagio. Los seres humanos contraen la gripe cuando el virus se adhiere a la membrana celular de las células mucosas de la nariz, la garganta y los pulmones. A partir de ahí, se produce su mutación y extensión, facilitada por el frío de los meses de invierno.
2. ¿En qué se diferencia la gripe común de la gripe A?
El virus de la gripe tiene tres variaciones principales: A, B y C. La "temida"   gripe A se diferencia de la más común (la B) en que es más agresiva, presenta una tasa de mutación más alta y afecta tanto a animales como a humanos, mientras que la segunda se extiende casi exclusivamente entre las personas. La gripe C es la menos peligrosa y la que menos síntomas provoca.
El virus, sin embargo, varía con cada temporada cuando se producen modificaciones en las proteínas H y N, por lo que las vacunas para combatirlo cambian constantemente y es sencillo que se extiendan las epidemias. También hay que tener en cuenta que existen cepas -en muchas ocasiones, más virulentas- procedentes de animales como aves, caballos o cerdos, y que generan nuevos subtipos del virus.
3. ¿Cómo se transmite la enfermedad y qué hay que hacer para evitar su contagio?
La gripe es una enfermedad de muy fácil contracción. Habitualmente, el virus pasa de un ser humano a otro a través de gotitas que el enfermo expulsa al hablar, toser o estornudar. La vía aérea es el canal de transmisión más típico, pero también puede darse el caso de que una persona se contagie de manera directa cuando toca una superficie donde se encuentra el virus, pasándosela después por la boca o las vías respiratorias.
4. ¿Cómo puedo saber si tengo gripe común o gripe A?
En general, los síntomas generados por los subtipos de gripe A son más virulentos que los de la gripe "común" o B. Para diferenciar el virus concreto que los ha provocado es necesario hacer un diagnóstico de laboratorio.
Durante el período de incubación (de en torno a dos días), la gripe puede confundirse con un catarro por la semejanza de los síntomas. El virus se caracteriza por provocar tos seca, escalofríos, falta de apetito, fiebre alta, dolores musculares, de cabeza y de garganta, abundante secreción nasal y, en general, un intenso malestar. Si los síntomas se agravan pueden causar un ingreso hospitalario.
5. ¿Qué debo tomar si contraigo la enfermedad?
El mejor tratamiento para la gripe común es descansar, beber abundantes líquidos y tomar medicamentos que ayuden a bajar la gripe. Los fármacos antivirales (amantadina, zanamivir y oseltamivir) pueden contribuir a reducir la duración de la gripe, pero siempre deben administrarse con receta.
6. ¿Cuánto durarán los síntomas?
La gripe dura entre tres y cinco días y no suele precisar de atención médica. La congestión, el malestar y la falta de energía se pueden extender durante dos semanas.
7. ¿Qué causas conducen a un ingreso hospitalario por gripe?
El virus puede generar complicaciones en algunas personas, en especial en niños, ancianos y enfermos crónicos. Los ingresos hospitalarios suelen estar motivados por problemas respiratorios, que se manifiestan en neumonías, bronquitis, sinusitis u otitis. La deshidratación o el empeoramiento de otras dolencias como la diabetes, el asma o los problemas cardíacos a causa del virus también pueden ser causa de un ingreso en el hospital.
8. ¿Debo vacunarme contra la gripe todos los años?
No todo el mundo necesita vacunarse contra la gripe, aunque la prevención es una de las armas más eficaces contra este virus. Cada año tienen lugar campañas de vacunación específicamente orientadas a los mayores de 65 años y a aquellas personas que pueden sufrir complicaciones a raíz del contagio.
Entre estas últimas se encuentran los niños mayores de 6 meses y adultos con enfermedades crónicas cardiovasculares, pulmonares y de otra naturaleza (como las dolencias renales, la diabetes o la anemia); los residentes en instituciones cerradas que padezcan procesos crónicos; los niños y adolescentes de entre 6 meses y 18 años que sigan un tratamiento prolongado con ácido acetil salicílico; y las mujeres embarazadas en cualquier momento del período de gestación. También se recomienda la vacunación para las personas que conviven con estos grupos de riesgo, como trabajadores de centros sanitarios, cuidadores o miembros de la familia.



Entradas populares