No conocemos a las personas por accidente, todas están destinadas a cruzarse en nuestro camino por alguna razón.