Si siempre haces lo mejor que puedes, nunca podrás recriminarte ni arrepentirte de nada.