Ir al contenido principal

Entrada destacada

"SI TU ME DICES VEN, LO DEJO TODO"

Que fácil es ir a "Mi Querido Hospital" a trabajar. Que fácil me lo ponen los pacientes. Que feliz y contenta voy cada día a mi Unidad. A veces el trabajo engancha tanto que cuanto más trabajas más felicidad te da. ¿Os pasa a vosotros? ¿o es mi pasión la que me lleva a desarrollarme además de profesionalmente también como persona?. Recuerdo con cariño y alegría cuando mis hijas de pequeñas me decían: "Que suerte tienes mamá además de pasártelo bien en el trabajo encima te pagan". Cuantas veces se lo recuerdo y nos reímos juntas, disfrutamos y reflexionamos. Sí, así es, por suerte aunque los años pasan, sigo siendo la misma, apasionada por mi trabajo, por esa vocación de ayudar que me genera una enorme satisfacción. Si tu trabajo te gusta, es la mejor bendición que te puede pasar. Unos días la Unidad llena, otros días no. Pero solo pensar que me lo voy a pasar bien, a sacarle esa sonrisa, a poner humor, amor, compasión y ayuda integral, humanizando los cuidados asiste…

Pensar en positivo es ser capaz de ver el lado bueno de la vida.

  • Cada día puedes levantarte pensando “hoy será un día en el que podré hacer grandes cosas”.
  • Cada noche vete a dormir dando gracias por las cosas buenas que te han sucedido, y recordando aquello que te haya hecho sonreír. Así a la vez dormirás mejor.
  • Sonríe más. Dirígete a los demás con una sonrisa. Si sonríes ellos/as te sonreirán. Es uno de los regalos más baratos que podemos ofrecer y que además mejor sienta. Además, cuando sonríes a la vida las cosas parecen más fáciles.
  • Sé optimista. Ante tus planes y metas piensa siempre que todo saldrá bien.
  • Sueña. No abandones tus sueños y poco a poco los irás consiguiendo.
  • Ante la adversidad, no te derrumbes. Esta vez no ha podido ser, pero la siguiente todo irá mejor.
  • Aprende de tus errores. No te obceques en lo que paso o en lo que hiciste mal. Pasa página y aprende para tu futuro.
  • Dedícate un momento del día solo para tí. Escucha tu canción favorita. La música relaja y anima.
  • Programa días a la semana para ver una película cómica, una serie divertida, o asistir al teatro o a un monólogo de humor. La risa verdadera desinhibe y te hará olvidar los malos momentos que hayas podido vivir.
  • Abraza a tus seres queridos. Haz saber a la gente que te importa lo que significan para ti.
  • Ayuda a los demás. Ser útil. Sacar una sonrisa a alguien que lo necesita. Ayudar a que el mundo sea un lugar mejor. Todo eso te hará más feliz.
  • Si hay un problema grave, piensa en positivo, aunque sea difícil. Piensa que habrá solución. Consulta a tu familia, dialoga con amigos/as, pide opinión a expertos, si tú solo o sola no te ves capaz de superar ese problema.