Un hombre no envejece cuando se le arruga la piel, sino cuando se le arrugan los sueños y las esperanzas.