La mejor medicina para el alma, es la dulzura de otro ser humano.