Google+ Followers

12/1/15

Un resbalón fatal...



Tú, que siempre estás disponible para los demás, que nunca te ha dolido nada, que te pasas el día sin parar, y menos mal que respiras automáticamente... de repente tienes un accidente...
Y ese día sientes un sufrimiento añadido, porque no sabes por donde empezar, ni como tienes que pedir ayuda, algo que no sabes hacer, porque nunca lo has hecho, siempre te has dedicado en cuerpo y alma a ayudar a los demás,a tus pacientes, a tu familia...,  pero no sabes como ayudarte a ti mismo y no puedes gestionar tus necesidades.
En silencio, pasan los minutos que se te hacen horas.
No quieres molestar a nadie. Ni llamar la atención con tus cosas.
Es una sensación de impotencia y tienes que aprender cuanto antes, porque en esta vida acabarás necesitando ayuda.
Para todos los que están solitos en casa, se le caen las lágrimas ante una situación que no saben que hacer, porque nunca se le había planteado, muchos ánimos y mucha paciencia, y que esas lágrimas te liberen de esa rabia contenida de no poder hacer lo de siempre.
Feliz día!!!





Entradas populares