10/1/16

El lavado de manos es el momento ‘mindfulness’ del sanitario.




SU PRÁCTICA CONTINUADA REDUCE LOS ERRORES IATROGÉNICOS
El lavado de manos es el momento ‘mindfulness’ del sanitario
‘The British Medical Journal’
Sábado, 09 de enero de 2016, a las 16:55
Javier Barbado. Madrid
La práctica del mindfulness ha dado con el momento clave para su práctica en el ámbito hospitalario: el lavado de manos. De esta manera, el clínico no solo cumple con una de las principales directrices de la Medicina preventiva según la Organización Mundial de la Salud (OMS), sino que, además, reduce de forma significativa sus errores en la atención del enfermo por medio de este ejercicio popularizado en todo el mundo a raíz de las investigaciones del médico de Massachussets Jon Kabat-Zinn.





Heather M. Gilmartin.
Así lo ha propuesto a la comunidad científica la enfermera Heather M. Gilmartin, oriunda del Estado de Colorado en ese país, y, en concreto, profesional del Departamento de Innovación de Denver-Seattle, en concreto en la edición electrónica de British Medical Journal.

Esta sanitaria sugiere, en efecto, el lavado de manos acompañado de ‘mini-meditaciones’ o ejercicios en los que el sanitario centra su atención en lo que hace de forma deliberada y sin emitir juicios de ningún tipo con su mente pensante, de acuerdo con la definición del mindfulness acuñada por el propio Kabat-Zinn en la comunidad científica.

Todavía a muchos profesionales tal vez les resulte una recomendación banal o, como poco, secundaria. Sin embargo, está demostrado con pruebas que siguen el método científico que el desempeño disciplinado del mindfulness en médicos internos residentes (MIR) aumenta su capacidad de atención en la praxis del oficio y ello, a su vez, redunda en menor número y frecuencia de los errores iatrogénicos.

Gilmartin, en su reseña en la revista británica, insiste en que el lavado de manos constituye el momento ideal para practicarlo porque supone un recordatorio eficaz para hacerlo, entre otras ventajas y habida cuenta de que uno de los principales inconvenientes a la hora de introducir el mindfulness en las instituciones sanitarias radica en el importante grado de abandono de la práctica, debido al transcurso “frenético” de la actividad hospitalaria y a la multiplicidad de tareas de que consta, que a menudo se hacen de forma automática y poco o nada consciente.

ENLACES RELACIONADOS:


El ‘mindfulness’ llama a la puerta de la sanidad. ‘Revista Médica’ (29/11/15)




Entradas populares

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...