Google+ Followers

24/1/16

Pacientes del Hospital Universitario Infanta Sofía realizan la diálisis en casa gracias a la tele-monitorización.


Pacientes del Hospital Infanta Sofía realizan la diálisis en casa gracias a la tele-monitorización

El Hospital Infanta Sofía ha implantado un proceso de tele-monitorización para diálisis domiciliaria en el Servicio de Nefrología, gracias al cual 25 pacientes evitarán desplazarse hasta el hospital al poder comunicar desde casa los datos médicos necesarios para realizar el seguimiento médico.
Según ha informado el Gobierno regional en un comunicado, los pacientes podrán capturar y comunicar al centro sanitario de manera automática sus datos de tensión arterial, peso y ultrafiltración a través de una aplicación informática implantada en un teléfono inteligente.
Cualquier paciente que requiera tratamiento renal sustitutivo y que no haya tenido previamente una intervención quirúrgica abdominal mayor, puede ser candidato a Diálisis Peritoneal. Es el propio paciente el que decide si se quiere someter a esta técnica o, por el contrario, acudir a hemodiálisis en su hospital.
En el domicilio únicamente se requiere espacio suficiente para almacenar el material y un lugar adecuado para realizar la técnica, que puede ser la propia habitación. Por sus características técnicas y de autonomía está especialmente indicada en niños, jóvenes y personas con enfermedades severas de corazón.
El Hospital Universitario Infanta Sofía cuenta en su Servicio de Nefrología con una Unidad de Diálisis Peritoneal con una consulta de atención continuada a estos pacientes.
MEJORA DE LA CALIDAD DE VIDA
Con la nueva tecnología se busca mejorar la calidad de vida del paciente dializado, ya que el paciente no estará sometido a hemodiálisis en el centro hospitalario, realizando el tratamiento desde el domicilio.
La diálisis peritoneal (DP) es un procedimiento que permite depurar líquidos y electrolitos además de limpiar los productos de desecho de la sangre cuando los riñones fallan. La DP utiliza una membrana natural del cuerpo, el peritoneo, como filtro a diferencia de la máquina de diálisis.
El fluido de diálisis se introduce en la cavidad peritoneal del paciente a través de un pequeño tubo flexible que previamente se ha implantado en el abdomen de forma permanente en una intervención quirúrgica menor. De esta forma, se conecta a las bolsas de solución de diálisis que debe intercambiar dos o tres veces al día.

Entradas populares