Google+ Followers

30/9/16

Incluir la vacuna del rotavirus en el calendario infantil “puede ahorrar 28 millones de euros al año al Sistema Nacional de Salud”

Incluir la vacuna del rotavirus en el calendario infantil “puede ahorrar 28 millones de euros al año al Sistema Nacional de Salud”. Así de rotundo se ha mostrado Francisco Álvarez, pediatra del centro de salud de Llanera (Asturias), durante el desayuno informativo sobre el rotavirus organizado por Sanofi Pasteur MSD.



Este cálculo se basa en descontar el coste de la vacuna (alrededor de los 200 euros en venta libre) el de las hospitalizaciones de niños entre seis meses y dos años por gastroenteritis provocadas por el virus, y el coste de la caída de la productividad de los padres: el 68 por ciento tiene que faltar al trabajo, y lo hace durante cuatro días como media, afirma Álvarez. “Nos planteamos cómo es posible que esta vacuna no esté incluida en el calendario infantil gratuito”, sostiene.

A pesar de que prácticamente todos los niños hasta los dos años va a padecer al menos una gastroenteritis provocada por un rotavirus, las consecuencias en España no son graves, no así en los países en desarrollo, donde provocará casi medio millón de muertes anuales.

Un tercio de los niños, hospitalizados

No obstante, una encuesta realizada por Sanofi Pasteur MSD y Nielsen demostró que tres de cada diez niños habían tenido que ser hospitalizados o visitar urgencias  debido a una infección por este agente. Diarrea, vómitos, fiebre alta y malestar general son las principales complicaciones que genera.

Álvarez ha explicado que la inclusión de esta vacuna en el calendario evitaría 5.300 hospitalizaciones y 17.000 visitas a urgencias anuales. Sin embargo, siete de cada diez padres encuestados afirmaban saber poco o nada de las gastroenteritis causadas por el rotavirus.

Por ello, Ignacio Salamanca, coordinador médico de la Unidad de Estudios e Investigación del Instituto Hispalense de Pediatría y presente también en el desayuno informativo, ha hecho hincapié en el empoderamiento de los padres, “colaboradores activos” del pediatra, y la función comunicadora y recomendadora de farmacéuticos y enfermeros. “No podemos permitir que un niño no se vacune porque los padres no dispongan de toda la información y evidencia científica”.

FUENTE

Entradas populares