Ir al contenido principal

Entrada destacada

Partos personalizados en el Hospital Universitario Infanta Sofía de la Comunidad de Madrid en San Sebastián de los Reyes.

La sanidad pública madrileña sigue avanzando con el objetivo de humanizar el parto. El Hospital Infanta Sofía, en San Sebastián de los Reyes, trabaja por el bienestar de la embarazada hasta el punto de que ofrece un plan personalizado de parto. En este plan las embarazadas pueden tomar diversas decisiones que van desde la donación del cordón umbilical a la anestesia o la postura escogida para dar a luz. Elena es una de las que ha decidido escoger este plan. María, su matrona, se encarga de resolverle las dudas acerca del parto y le informa de los aspectos del mismo que puede elegir. Asimismo, puede visitar el paritorio, la habitación y tienen la posibilidad de consulta con un pediatra y un enfermero.
Fuente http://telemadrid.es/noticias/madrid/noticia/partos-personalizados-en-el-hospital-infanta-sofia

Una crema anestésica se utiliza como método eficaz para aliviar el dolor de la vacunación en recién nacidos.

Para los recién nacidos menores de 1 año, una crema de lidocaína, combinada con una pequeña cantidad de azúcar administrada por vía oral y calmar a los bebés, puede ayudar a aliviar el dolor de las vacunas de rutina, según un estudio que se publica en 'CMAJ'.

"Las vacunas causan angustia aguda tanto para los bebés como para sus padres, lo que contribuye a evitar la vacunación", afirma la doctora Anna Taddio, farmacéutica y científica asociada en el Hospital para Niños Enfermos (SickKids) y profesora de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Toronto, en Toronto, Ontario, Canadá.
"Sin embargo, hay vacíos en el conocimiento sobre cuál es la mejor manera de aliviar el dolor durante la vacunación", añade. Para abordar esta laguna, su equipo llevó a cabo un ensayo controlado aleatorio que incluyó a 352 lactantes sanos de tres clínicas pediátricas ambulatorias, con siete prácticas médicas, que recibieron vacunaciones programadas en su primer año de vida.
Los niños fueron asignados al azar a uno de cuatro grupos: control con placebo; vídeo de instrucción a los padres sobre cómo calmar a su bebé; vídeo y solución oral de azúcar; y vídeo, solución oral de azúcar y lidocaína aplicada en la piel.
"Encontramos que cuando se usó consistentemente durante las primeras inyecciones para la administración de vacunas durante el primer año de vida, sólo la lidocaína liposomal combinada con la instrucción parenteral a través de vídeos y la sacarosa administrada oralmente mostraron un beneficio en el dolor agudo comparado con el placebo", escriben los autores.
Según los autores, hace falta más investigación sobre los efectos de gestionar de manera consistente el dolor en el desarrollo de la ansiedad antes de un procedimiento (miedo), la hipersensibilidad al dolor y el cumplimiento de la vacunación futura.