Ir al contenido principal

Entrada destacada

Partos personalizados en el Hospital Universitario Infanta Sofía de la Comunidad de Madrid en San Sebastián de los Reyes.

La sanidad pública madrileña sigue avanzando con el objetivo de humanizar el parto. El Hospital Infanta Sofía, en San Sebastián de los Reyes, trabaja por el bienestar de la embarazada hasta el punto de que ofrece un plan personalizado de parto. En este plan las embarazadas pueden tomar diversas decisiones que van desde la donación del cordón umbilical a la anestesia o la postura escogida para dar a luz. Elena es una de las que ha decidido escoger este plan. María, su matrona, se encarga de resolverle las dudas acerca del parto y le informa de los aspectos del mismo que puede elegir. Asimismo, puede visitar el paritorio, la habitación y tienen la posibilidad de consulta con un pediatra y un enfermero.
Fuente http://telemadrid.es/noticias/madrid/noticia/partos-personalizados-en-el-hospital-infanta-sofia

En la localidad de Vecindario (Gran Canaria) han condenado a unos padres a 15 años de prisión cada uno, por considerar que dejaron morir a su hija recién nacida

La Sección II de la Audiencia Provincial de Las Palmas ha condenado a unos padres a 15 años de prisión cada uno, por considerar que dejaron morir a su hija recién nacida en la localidad de Vecindario (Gran Canaria).
El jurado afirma como probado que el 1 de mayo de 2015 la acusada, cuyo embarazo era declarado de “alto riesgo”, rompió aguas en su domicilio tal y como habían decidido que fuera su parto, sin asistencia médica, ni conocimientos al respecto.
Según informa el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), “la niña nació y los padres decidieron no cortarle el cordón umbilical, no se procedió a la aspiración de las secreciones ni a la reanimación neonatal, no le dieron ningún alimento a lo largo del día ni la abrigaron”.


Además, relata que los acusados, “que iban observando como la respiración de la recién nacida era cada vez más tenue a medida que pasaban las horas, que apenas se movía, ni lloraba, y que su vida corría peligro, continuaron sin prestarle los auxilios mínimos necesarios, conscientes de que si continuaban con su actitud pasiva se produciría la muerte de la niña”.
Según detalla el CGPJ, los acusados “dejaron pasar el tiempo” hasta que el fallecimiento se produjo y que “no fue hasta las 12.05 del día 2 de mayo de 2015, cuando estaban totalmente seguros del fallecimiento del bebé, cuando acudieron al Centro de Salud de Vecindario”, finaliza la sentencia.